1 de noviembre de 2007

Mi conexión

Una mañana de febrero de 1978, en viaje rumbo a Santiago, al mirar por la ventanilla del avión, mi padre me dijo: "Ya estamos en Chile". La imagen que vi fue muy parecida a ésta:


Yo tenía ocho años, y era el primer viaje a Chile desde cuando teniendo yo seis meses nos fuimos a vivir a España. A partir de aquella mañana, en mi mente el primer y más profunfo significado de la palabra Chile quedó atado a esta particular imagen de la cordillera de los Andes.

Luego de semana y media viajando entre Canadá, Holanda y España, en un primer mundo hiperconectado, no he podido dejar de recordar como aquellas palabras de mi padre fijaron mi conexión con el mundo -y le dieron coordenadas a mi identidad- desde este particular lugar del sur.

La imagen es un cuadro del pintor chileno hiperrealista Guillermo Muñoz Vera. El mural original, que forma parte de la serie Chile Hoy, se puede ver en la estación La Moneda del Metro de Santiago.

2 comentarios:

Luis dijo...

Bienvenido pues, con las ideas frescas y las otras... oiga, un comentario acerca del cuadro aquel, y el resto de los que están en la estación del metro La Moneda ( oscura como boca de lobo y aun sin accesos para discapacitados además) ,con estas pinturas que hacen cierto aquello de la realidad supera a la hiperrealidad, haciendo a esta ultima innecesaria, ociosa y redundante.. y de paso hace pensar en los des-criterios de la asignación de fondos para la cultura y las artes en espacios públicos con gustos tan cuestionables, amen de tener en la siguiente estación, Universidad de Chile, una obra inmensa que deja como chaleco de mono los murales, instalaciones e inventos varios de las demás estaciones (tambien Los Heroes, República, etc..) es cierto que en gustos no hay nada escrito pero seguro que hay trabajos menos más originales que estos paisajes naturalistas, bellos pero que dificilmente pueden ser apreciados con los apretujones, empujones y la hipoxia de los usuarios del subterraneo en esta estación...
saludos

Enzo Abbagliati Boïls dijo...

Luis, como alguien dijo, mis cadaunadas son mis cadaunadas. Enzo.