17 de diciembre de 2007

Del subsuelo al ciberespacio

El sábado pasado, Dibam y Metro inauguraron un nuevo punto de la red del Programa Bibliometro, ubicado en la estación Vespucio Norte. Son ya 11 puntos (10 en estaciones del Metro más 1 en los jardines laterales de la Biblioteca Nacional, en pleno centro de Santiago). Una idea pionera en el mundo, que ha inspirado un servicio similar en Madrid, que ha sido reconocida como una genuina innovación chilena, y que tiene como objetivo acercar los libros y la lectura a las personas, ocupando los espacios de su vida cotidiana.
El nuevo espacio cuenta también con BiblioRedes, siendo quizá uno de los pocos servicios de transporte urbano subterráneo en el mundo que ofrece en forma gratuita a sus usuarios computadores conectados a Internet. Desde noviembre de 2002, 15.820 usuarios registrados han realizado más 160.000 sesiones de acceso a Internet desde el subsuelo santiaguino.

2 comentarios:

Enrique Ramos dijo...

Estimado Enzo:

Quisiera comentar esta entrada, ya que de cierto modo Bibliometro fue un poco "mi hijo" durante 7 años.

Bibliometro es una idea innovadora que se basa principalmente en la accíón revolucionaria llevada a cabo por Clara Budnik a principios de la década del 90 en las Bibliotecas Públicas en Chile. Su acción se dirigió básicamente en dos sentidos: 1) Democratizar el acceso a las colecciones y los servicios (Por ejemplo: Abrir el acceso a las estanterías). 2) Conquistar espacios no usuales para la lectura (Por ejemplo: El casero del libro).
Bibliometro fue la punta de lanza respecto del punto Nº2.
Pero además se adelantó a su época. Fue el primer servicio de biblioteca pública que ofreció Internet a sus usuarios en 1996. Luego le siguió la biblioteca pública de Puente Alto en 1998 y posteriormente Biblioredes masificó en forma consistente el acceso a internet a través de las B.P.
Pero aún más; Bibliometro (que partió con 3 estaciones en 1996: Los Héroes, Cal y Canto y Tobalaba) fue una apuesta arriesgada. Poner libros prácticamente en la calle y a costo casi cero, fue catalogado una locura en su tiempo. Once años después teníamos toda la razón. Bibliometro es una experiencia innovadora, exitosa y exportable.
Efectivamente en el año 2001 se exportó por primera vez, cuándo asesoramos al Metro de Sao Paulo para la implementación del servicio.
Felicitaciones a todos y todas por este gran logro.

Enzo Abbagliati Boïls dijo...

Estimado Enrique: mil gracias por comentar la entrada. Nadie mejor que tú, que fuiste quien levantó el Bibliometro e hizo realidad la idea.

Un abrazo y espero seguir conversando contigo en estos y otros espacios.