24 de septiembre de 2008

BiblioRedes en el IV Congreso de Bibliotecas Públicas de España

Ayer llegué a La Coruña, para participar en el IV Congreso de Bibliotecas Públicas de España, invitado por el Ministerio de Cultura español.

Hoy fue la primera jornada del Congreso, con ponencias muy interesantes, de las que espero poder comentar en próximas entradas. Mientras tanto, les recomiendo seguir los resúmenes que de algunas presentaciones está realizando Catuxa Seoane, a quien he tenido el placer de conocer hoy en persona y quien tiene una envidiable capacidad de bloguear en vivo y en directo.

Por el momento, les dejo mi presentación y (gracias a una mejora en el servicio de Slideshare, que ahora permite subir documentos Word, entre otros formatos), el paper que formará parte de la documentación y actas del Congreso.

6 comentarios:

Macarena dijo...

Enzo,

A veces perdemos la objetividad de todo lo realizado durante estos años y son estas instancias, donde contamos (ok!, cuentas) la experiencia de BiblioRedes más allá de nuestras fronteras y logramos ver/sentir el gran valor que tiene para aquellas personas que recien tienen la posibilidad de conocer nuestra labor y el impacto en las Bibliotecas Públicas, donde sin duda la mayor riqueza es la red humana que conforma BiblioRedes...

Te felicito por tu presentación...espero que a los asistentes también les haya gustado, sino para la próxima voy yo...jaja

Un abrazo,

Macarena

Enzo Abbagliati Boïls dijo...

Gracias, Macarena, por el comentario, pero en especial por todo lo demás...

lully desnuda dijo...

Una de las fortalezas de pertenecer a esta mundo blogger es el conocimiento y la empatía que se genera y, tú con esa oportunidad que has tenido tienes el gusto de afianzarte.

Te abrazo desde mi alma!

Álvaro dijo...

Felicitaciones por tu venida a Europa y sobre todo por haber compartido con nosotros la presentación y los materiales en Word.

Me gustó mucho lo de las alianzas con los socios naturales.

Pero me quedan muchas inquietudes en torno a esto de haber tenido que recurrir a la fundación Gates. Porque éso en cierto modo ha amarrado a las bibliotecas y sus usuarios al monopolio Windows, lo que implica seguir de espaldas a Linux y al software abierto que yo creo están más cercanos a lo Público que es la función central de las bibliotecas. Entiendo que para remediarlo estén pensando en la Web 2.0, pero... ¿será suficiente?

¿Puedes contar algo sobre esto? Tal vez en una entrada posterior porque sé que mi inquietud es un poco "molesta" y te puede dar para analizar un tema que es importante y en cierto sentido, espinoso.

Y te lo pregunto porque si en Colombia queremos seguir vuestros pasos, ésta discusión, sus pros y contras, van a estar al orden del día.

El Zorro dijo...

¿Lulli desnuda? ¡¡Ayayay!! Vas a tener que explicar esto en Asamblea.
Buena suerte

Enzo Abbagliati Boïls dijo...

@alvaro, antes que nada, gracias por comentar y por hacer ver tus aprensiones respecto a trabajar con Windows.

Este tema da, por cierto, para una entrada propia, aunque no sé si es Cadaunadas el espacio para ello (toda vez que es mi blog personal y no representa oficialmente a la Dibam ni BiblioRedes ni las bibliotecas públicas chilenas, no obstante escriba mucho sobre ellas).

De todas maneras, y en forma preliminar, te puedo comentar que la opción de trabajar con los productos Microsoft no fue una imposición de la Fundación Gates. La Fundación marca claramente las diferencias y distancias con Microsoft, lo que incluso deben hacer por la estricta legislación que norma en Estados Unidos la filatropía. La decisión fue nuestra, y en ella pesaron tres elementos:

a) nuestro público objetivo parte de un nivel de conocimientos nulos o muy básicos sobre tecnología, por lo que consideramos que cualquier esfuerzo de llevar adelante acciones de inclusión digital debían partir de un dato real: fuera de la biblioteca, lo más seguro es que usarían computadores que tuviesen instalado y corriesen sobre productos Microsoft. Lo que nos interesaba -y nos sigue interesando- es que los usuarios de las bibliotecas usen la tecnología para expresarse, y en ese nivel la discusión entre software abierto y software propietario no es urgente (si bien comparto contigo la noción de que en una biblioteca pública tiene mayor sintonía la filosofía del software libre). Si buscáramos desarrollar las competencias para que nuestros usuarios se convirtieran en progamadores o desarrolladores, el software libre sería el camino, pero ese no es nuestro foco.

b) La licencias Microsoft entregadas a BiblioRedes fueron sin costo y -elemento importante- de por vida.

c) Por nuestro modelo de red, requeríamos contratar servicios de Mesa de Ayuda y soporte en terreno con cobertura nacional, y en aquel momento (2002) no existían empresas que dieran servicio en todo el país a software libre. Esto nos hubiera obligado a desarrollar internamente capacidades de autosoporte, concentrando recursos en la administración del programa por sobre su ubicación en las bibliotecas.

Nuestro acercamiento hacia la Web 2.0 no busca ser un remedo de haber trabajado con productos Microsoft, sino que tiene que ver con un nuevo concepto que estamos intentando implementar. En su versión más radical, hemos incluso analizado la posibilidad de eliminar todo software de escritorio, dejando sólo sistema operativo y un navegador para que las personas se conecten a Internet y usen los servicios gratuitos disponibles en la Web y que ya son una alternativa consolidada a las herramientas que se instalan localmente.

Prometo entrada en un tiempo más sobre este punto.