11 de marzo de 2008

Llegó carta

Un 20 de diciembre, un amigo de Letonia me envío una carta...

... que tuve el agrado de recibir un 10 de marzo.


Era una postal navideña. Es decir, un mensaje de alegría por el nacimiento de Cristo me llegó a pocas semanas de recordar su pasión, muerte y resurrección. Menos mal que soy agnóstico.

2 comentarios:

Argos dijo...

Me alegra que todavía se reciban cartas.

Hace muchos años que tenía ese hábito de intercambiar correspondencia con una amiga de otra ciudad.

Parece que crecimos, adquirimos responsabilidades y no nos volvimos a escribir.

¿Cómo les fue en el encuentro de Biblioredes?.
Yo extraño mucho las cartas, era emocionante ver llegar al cartero.

Enzo Abbagliati Boïls dijo...

Argos, como "coleccionista" de sellos que fui en mi infancia y adolescencia, las cartas tenían además el romántico valor adicional de disfrutar cuando la estampilla era inédita en mis albums. Aprendí mucho de historia y cultura de otros países sólo mirando los rostros de personajes y las conmemoraciones de eventos importantes de las que muchos de esos sellos eran portadores. Por ello, confieso que cuando los sellos fueron reemplazados por esos adhesivos estándares que indicaban el valor del envío y el lugar de origen, perdieron gracia para mí las cartas. Será, además, porque en mi caso nunca vi al cartero, o porque traía a mi casa sólo publicidad.

Y espero postear en los próximos días algo sobre el Encuentro. El video en el blog de David es una buena excusa para no dejar pasar la oportunidad.

Nos seguimos leyendo.